19 de marzo de 2014

Happy Birthday, Nails!


Este mes mis uñas han estado de cumpleaños. Un año. Y no, no me había machacado los dedos ni las había perdido todas. Es que antes me las mordía, tenía pellejos y todo eso. Como en Shanghai hay nail bars (y estos sí que son también un poco bar porque como mínimo te invitan a agua –caliente-) como en España bares (de los de caña y tapa) y los precios son más que competitivos, una se puede permitir tener las uñas bien bonitas a diario. Eso sí, como pase más de un día entre la sesión casera de quitaesmaltes y la visita al salón, ya he destrozado el trabajo de más de un mes de manicura. Así que intento ser muy regular y cada 10 o 14 días visito a mis niñas.
Te puedes hacer manicura + color desde unos 5 euros. Pero si quieres que duren casi dos semanas es mejor gastarte unos 10. A partir de aquí la diferencia en la calidad de la técnica es mínima, pero pagas por el lugar, la decoración o que en lugar de agua caliente te sirven té, refrescos, etc.
 Nunca he probado a hacerme las uñas de gel, las que duran más de un mes, porque soy un poco tembleque. El hecho de que una mano extraña esté quitando pellejos de mis dedos me pone bastante nerviosa; así que imaginaos dejar que arranquen el esmalte de gel con una especie de espátula... Me muero.
 La mayoría de los sitios usan las lacas Opi. Supongo que el precio de la manicura también irá en función de si la pintura es la de verdad o procede del mercado negro.
 La manicura que llevo me la hice en Il Colpo y fue el doble de cara de lo normal. Algunas veces traiciono a mis niñas por simple comodidad. Mis colores habituales se debaten entre la gama de rojos y el negro. De vez en cuando tengo ciertos atrevimientos y de repente mis uñas son verdes o azules. Ahora estoy meditando si pintármelas blancas o color natural. Todo dependerá del humor de cada día.


My nails’ birthday has been this month. One year old. And no, I hadn’t mashed my fingers neither I lost all my nails. What happened is that I used to bite them all, I had hang-nails and all that. Having in Shanghai so many nail bars (and these ones are bars in a certain sense because at least they offer you water –hot-) as there are bars (those ones with tapas and beer) in Spain, and the prices are more than competitive, you can have a perfect manicure every day. Nevertheless, if there is more than one day between the home nail polish removing session and a new visit to the nail salon, I’ve already happened to destroy the manicure since more than one month. So I try to be stable and I visit my manicure girls every 10 or 14 days.
You can have a manicure + color from 5 euros. But if you prefer them to last around two weeks is better to spend 10 euros. And from here any difference in the quality of the technique is slight, though you are extra paying for the place, the decoration or that instead of hot water they treat you with tea, soft drinks, etc.
I've never tried with the gel manicure, those ones what last for more than one month, because I'm a little bit trembling. The fact that a stranger hand is cutting off the cuticles on my fingers alrady makes me quite nervous; so imagine to leave them to remove the gel vasnish with some kind of scraper... I die.
Most of nail bars in Shanghai use Opi nail polish. I suppose that the price for the manicure will also depend on wether the varnish is the real one or it comes from the black market.
I had this manicure at Il Colpo and it was double price than the regular one. Some times I cheat on my girls while looking for promptness. My usual colors are between the range of reds and black. From time to time, I do certain audacity and suddenly my nails got green or blue. Now I'm meditating on getting them white or nude. Everything will depend on the mood of each day.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada