6 de agosto de 2014

The Summer Shoes


Los encontré en la web de Self Service Magazine y en ese momento mi cabeza se llenó de recuerdos. Fue algo así como el aluvión de imágenes de mi infancia cuando vi las Riviera en Seúl. Pues eso, que mi padre también ha llevado estos zapatos de cordones perforados durante muuuchos veranos. No eran exactamente como estos de Forte Forte (este par es de la colección de mujer), sino que tendían más a esa malla de silla de mimbre de cafetería antigua y en la que se inspiró toda una colección de Balmain, la de primavera 2013. En Milán todavía los calzan los gentlemen más elegantes y también los más fashionistas cuando el mercurio aprieta. No hay más que echar un vistazo a las imágenes tomadas en las calles de Milán o Florencia durante la Semana de la Moda masculina.

Sé que a mi hermana Andrea (más del siglo XXI que del XX) le horrorizan estas cosas tan retro, pero a quienes estamos más creciditos nos emociona ver cómo todavía se fabrica este calzado que nunca debería desaparecer.



I found them at Self Service Magazine web and at that moment my mind got full of memories. It was something like that torrent of images from my childhood when I saw the Riviera shoes in Seoul. That's it, dad had also worn these perforated lace-ups for maaaany summers. They were not exactly the same as these ones by Forte Forte (this pair is women's collection), but they tended more to that net of a wicker chair from an old-fashioned cafe and in which one a whole Balmain collection was inspired by, women Spring 2013. The most elegant gentlemen still wear them in Milano and the most fashionist ones as well when temperatures raise up. You don't need more than have a look to the pictures taken at streets of Milan or Florence during the Men's Fashion Week.

I know that my sister Andrea (more from XXIst century than XXth) is appalled by these such retro things, but we grown-ups feel thrilled when seeing that this footwear which should never disappear is still manufactured.


Pictures: Self Service, Street Etiquette, GQ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada