22 de julio de 2014

De alpargatas, circulación sanguínea, el poder del guiri y la dieta del marisco

10 cosas de verano para 2 semanas de hacer nada.

El verano se ha terminado para mí. No es que me vaya a mudar a la Antártida ni nada parecido y aún encima no saldré de este Shanghai de 35 grados de media para todo el mes de agosto. Pero mi verano ha llegado a su fin. Ha sido corto pero intenso y creo que me he detenido en varios de los tópicos de la estación estival si veraneas en el norte del norte.

1. Nike Air

Nike Air, compañeras de viaje (Ribeira Sacra, Lugo)


Vamos con la maleta que preparé aquel veintitantos de junio. Metí unos cuantos por-si-acaso que al final me salvaron de morir de una pulmonía y pegada a un kleenex. A parte de la cazadora vaquera y la sudadera, allí coloqué mis vaqueros pitillo negros (sí, pitillos y negros) y mis recientemente adquiridas Nike Air impolutamente blancas. Pues bien, estas dos últimas piezas no me las quité de encima para poder lidiar con las máximas de 18 grados de temperatura, los chubascos ocasionales y las ráfagas de viento del norte.

2. Baños en el océano que activan la circulación

Cara petrificada post baño fresquito (Doniños, Ferrol)


El primer día que se fueron las nubes y el termómetro llegó a los 20, allí me planté yo a las doce del mediodía en Doniños. Con los pies recién puestos en la arena de lo que menos tenía ganas era de quedarme en bikini. Tras un paseo de media hora por la orilla (con la camiseta puesta) regresé a la toalla y, sin meditarlo demasiado, me zambullí en el océano. ¿Sabéis qué parte positiva tiene este clima fresquito? El contraste con el agua del mar es muy pequeño. Pues bien, no morí en el intento y todos mis catarros desaparecieron, además de reactivar la circulación sanguínea en todo mi organismo.

3. El próximo verano me inicio en el surf

Escuela de surf en Doniños (Ferrol)


Yo normalmente no hago propósitos de año nuevo. Soy más de propósitos de verano que, por supuesto, tampoco cumplo. Siempre me prometo que en vez de cañas tomaré más zumos y que quiero aprender a hacer surf. Al final termino cada día tomando una caña en el chiringuito de Doniños, O Alpendre, mientras contemplo a los más veteranos y a los más jóvenes cabalgar las olas con tablas desgastadas por el sol y el salitre. El próximo verano me apunto a las clases.

4. Las vistas

Doniños des Monte Ventoso (Ferrol)


Pues a falta de poder tumbarse a la bartola sin terminar rebozado cual croquetilla o recibir un masaje linfático a base de granos de arena que parecen balas, allá en el norte del norte tenemos unas vistas y unos paisajes que el día que Hollywood los descubra de verdad... Bueno, a lo mejor no es tan bueno dar demasiados detalles, no vaya a ser que se masifique y tengamos que pedir vez para la tumbona (por cierto, ahora no tenemos de esos artilugios de lugares jet-set y se va a la playa a clavarse las costillas en la arena).

5. Juegos de niños

Areoura (Cangas de Foz)


No hay verano sin freesbie, sin partida de palas, sin balón hinchable de Nivea y sin castillos de arena. Me encanta eso de convertirme en el arquitecto del arenal, pero si lo hago yo sola me van a tomar por loca. Así que aprovecho el momento de ejerzo-de-tía-guay, me entretengo con los sobris y, de paso, me hago mi castillito.

6. La comida

Arroz caldoso de 10 en A Cofradía (Rinlo, Ribadeo)



Los gallegos no entendemos unas vacaciones o una fiesta sin comida y éstas no han podido ser menos. Desde el día uno empecé mi dieta a base de pescado y marisco. Por fin probé el arroz caldos o de bogavante de A Cofradía en el Porto de Rinlo. Un manjar delicioso y con vistas. La visita al mercado de pescado se está convirtiendo en algo habitual para inaugurar las vacaciones en Galicia. Centollas, nécoras, percebes, bonito, sardinas, merluza... y no sigo porque se me hace la boca agua de nuevo, a pesar de que todavía tengo unas cuantas reservas en mi organismo. Pero ahora toca esperar otros 6 meses hasta la próxima ingesta.

7. Alpargatas

Zapatilleando en San Pedro (Cangas de Foz)


Yo creo que fue el estar buscando las Rivieras del regalo de cumple de mi padre, pues me entró la fiebre alpargatera. Rescaté un par de color azul marino olvidado en el armario (de esas del suelo de esparto). Después se me antojaron las de color negro (por aquello de contemplar todas las combinaciones posibles en mi armario). Me fui al mercadillo a Burela. La abundancia sigue siendo la misma que hace años, pero me entristeció bastante no encontrar en un solo puesto de calzado mis buscadas alpargatas. En su lugar, muchos metros cuadrados de plástico chino para calzar en nuestros pies. Hay cosas que nunca deberían salir de los bazares chinos. No desistí en mi exploración alpargatera y, como no, las encontré en una zapatería, sí, de esas con doble escaparate en la que la dependienta todavía se esfuerza por intentar vender algo. En la oficina me miran a los pies porque llevo algo que no está hecho de plásticos... ellos no entienden... y aún encima, producto español. ¡Chúpate esa!

8. Los conciertos de los amigos

Grampoder actuando en Vrao! (Foz)


Era una deuda pendiente con Grampoder. En Navidad me perdí su concierto en Ferrol porque esas vacaciones se pasaron a golpe de calendario de hoja de cálculo. Martiño ha sido compañero de horas y horas de clase entre literaturas varias y prácticas de radio. Si no conocéis a Martin Wu y a Le Roi y su pop-rock de alpendre (o como ellos se autodefinen: "Hacemos rock portátil, pop campestre, folk psicodélico, hardcore comeflores."). El concierto se pasó volando y ahora me he quedado con el mono de más. A ver si os dais una vuelta por estas tierras lejanas. 

Grampoder fueron los primeros en inaugurar el cartel de Vraó!, el festival organizado el 11 y 12 de julio en Foz por un grupo de jóvenes con ganas de hacer las cosas muy muy bien. Trabajaron mucho y no descuidaron ni un solo detalle. Llegué tarde y me quedé sin una sola pieza del merchandising. Espero que se repita el año que viene, porque citas musicales como esta son más que bienvenidas. ¡Enhorabuena!

9. Las cañas con los amigos

Tapeo en A Maseira (Foz). Prometo que el contenido de las jarras de cerveza es Estrella Galicia.

Este sí ha sido el deporte más practicado. No sé si os lo he dicho alguna vez, pero es que en China no hay bares. A ver, sí hay bares de postureo pero en ninguno te ponen una caña seguida de una bandeja llena de pinchos de tortilla mientras te lees la prensa del día. Pues eso, que con mis amigos he quedado en los bares. He tomado cañas, vinos, pinchos de tortilla, pimientos de Padrón y muchas tapas de pulpo. Hablando de pulpo... también premié a mis papilas gustativas con recuerdos convertidos en realidad. El pulpo de A Maseira (Foz) sigue estando igual de bueno que la primera vez que lo tomé; entonces tenía unos once años. ¡Bravo, Reme!

10. La llegada del guirismo

Homenaje al guirismo. Andrea con sandalias Adidas Originals; yo con sandalias Birkenstock (una acera de A Coruña)


Llevábamos un año buscando este momento. Mi penúltimo día en Galicia salí a cenar con mi hermana pequeña por Coruña para celebrar su último día de exámenes (vaia o demo con todo!) y despedirnos por una temporada porque yo volveré con Santa Claus. En realidad ni siquiera nos pusimos de acuerdo. Pero yo llevaba mis Birks negras y ella casi estrenaba sus Adidas piscineras. Una foto en Instagram inmortalizó el momento y desde ese 16 de julio (Felicidades atrasadas a todas las Carmen y demás derivados) hemos decidido bautizarlo como el día del guirismo y rendir homenaje a todos esos turistas de sandalia y calcetín que nos hemos hartado de criticar hasta la saciedad.

A la mayoría todavía os queda mucho verano por delante. Disfrutadlo, sed felices y al agua, patos.

Doniños desde O Alpendre (Ferrol)

San Pedro (Cangas de Foz)

Porto de Rinlo (Ribadeo)

Os Xuncos (Cangas de Foz)

Riosmar (Cangas de Foz)

Porto de Burela

Créditos: Look 1: Vaqueros Acne Studios + Zapatillas Nike Air. 
            Look 2: Camisa lino Zara TRF + Bermudas denim American Eagle + Shopping Bag Zara                   Home + Alpargatas de mercadillo. 
           Look 3: Blazer Zara + Vaqueros boyfriend Pull & Bear + Blusa Sandro + Alpargatas de mercadillo + Bolso Trío Céline + Gafas Zara.


P.S. I'm very sorry there is no English version for this post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada